El machismo (im)perceptible

viernes, 18 de marzo de 2011
Cuando hablamos de violencia contra las mujeres, es muy fácil mencionar los golpes, gritos y empujones, en el contexto de la pareja. Pero éstas son sólo las formas más típicas o, mejor dicho, a las que nos tienen acostumbrados a concebir como violencia... la socialización patriarcal de género también resulta una forma de violencia (tema al cual aludía Judith Butler, al menos desde otra perspectiva, cuando hablaba de la performatividad), al inculcar un modelo patriarcal de ser varón o mujer.

Ello implica no sólo mostrar "lo bueno" (i.e. machista), sino también castigar cualquier forma en que la persona intenta alejarse de los modelos hegemónicos de masculinidad o femineidad (es cosa de acordarse de lo que ocurre cuando un varón quiere involucrarse activamente en lo doméstico: los motes de "mandoneado", "macabeo", etc. le llegan rápido, por parte no sólo de varones).



Visibilizar esta pedagogía patriarcal fue mi objetivo, al participar en el programa "Entre amigas y amigos" de radio Primero de mayo, de la población La Victoria, en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, como representante del Centro de la Mujer P.A.C. Lamentablemente, tuvimos problemas para grabar toda la sesión, por lo que pude rescatar una parte (con una perspectiva que no es la mejor, hay que decirlo), la que dejo a continuación:





Les invitamos a comentar: ¿Es para tanto? ¿Qué otras formas de socialización machista que ocurran en la vida cotidiana es importante visualizar, y que a los/as demás les pase desapercibido?