¿Porqué hablar sobre los varones?

viernes, 16 de mayo de 2008
Vivimos en una sociedad que se está cuestionando progresivamente cómo son las relaciones entre varones y mujeres. Este cuestionamiento ha venido fundamentalmente desde las mujeres, cansadas de ver cómo subsisten en nuestro país y el mundo distintas e intolerables formas de discriminación a nivel económico, político, cultural, religioso, etc.

El impulso principal a este fenómeno lo ha dado el movimiento feminista, el cual, durante más de 150 años, ha visibilizado éstas y otras formas de violencia que aquejan a nuestra sociedad. Femicidio, discriminación laboral, violencia intrafamiliar, son sólo algunas de las muestras de un orden que tiene que cambiar.

¿Y qué rol juegan los varones en esto? Por un lado, hemos sido los principales beneficiarios de la injusticia que este sistema, llamado patriarcado (y que en América latina conocemos como machismo), otorga a quienes nacieron con cuerpo de hombre. Ganamos más dinero, tenemos más libertad para salir a la calle, ocupamos más puestos de poder en la política y las empresas. Y no es por casualidad.

Pero, al mismo tiempo, decir que los varones son "victimarios" de este esquema resulta muy restringido. También morimos antes, tenemos una vida más restringida emocionalmente, nos enfermamos por la competencia, estamos más alejados de nuestros hijos e hijas. Un saldo nada positivo.

Y eso para quienes se amoldan más a los modelos hegemónicos (machistas) de ser varón. Porque los hombres que son vistos como relativamente "femeninos" van a sufrir la violencia física y psicológica del resto de la sociedad. No me refiero sólo a las "minorías" sexuales, sino también a lo que nos pasa si es que queremos pasar más tiempo en la casa (y menos en el trabajo), cultivar un arte, cuidar a los niños y niñas... el apelativo de "mandoneado", "macabeo" o "maricón" salta fácilmente en la mente y la palabra de muchas personas aún, varones y mujeres.

Es por eso que los varones debemos actuar para transformar este orden social injusto, violento, discriminatorio. Para que los derechos de todas y todos sean siempre respetados, para que una democracia completa (una "democracia radical", como señala Chantal Mouffe) se haga realidad en nuestra sociedad.

Es una tarea difícil. Compleja, algo que hay que llevar a la pareja, la escuela, el trabajo, las reuniones de amigos. Una tarea sin fin. Pero necesaria y, por sobre todo, bella.

Alguien dijo una vez que "no hay amor más grande que dar la vida por sus amigos". En este mundo somos todos uno/a.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Querido hermanito:
en hora buena por tu espacio en la web, la verdad es que me senti muy identificado con tu presentacion. Sin ser "maricon", mandado a afeminado la verdad es que me siento muy identificado con tu presentacion, soy un varon que se siente muy arrinconado por esta sociedad machista y que dia a dia trabaja para cambiar la correlacion de fuerza y que en conjunto con todas y todas podamos construir un mundo sin distinsiones y menos discriminacion.
me gusto mucho el parrafo "
Es por eso que los varones debemos actuar para transformar este orden social injusto, violento, discriminatorio. Para que los derechos de todas y todos sean siempre respetados, para que una democracia completa (una "democracia radical", como señala Chantal Mouffe) se haga realidad en nuestra sociedad".
felicitaciones desde talcahuano

onstruccion de problemas psicosociales dijo...

Querido Francisco:
Me parece interesante la mirada desde los hombres destacando su discriminación, por ,lo general en género, se habla desde la postura discriminatoria hacia la mujer, la verdad, es que para mí es también novedoso. En este sentido tengo varias ideas en mente para realizar un poyecto de investigación dirigiso en esta área, respondiendo de alguna forma al enfoque de género, desde lo que piensan los varones, en la docencia de enseñanza básica, que es mi rubro. Espero que sigamos reflexionando al respecto, para que seamos más los que desde este foco pensemos en un mundo más justo, más libre y más solidario.
Felicitaciones y Abrazos para tí,
Maritza